Cada vez más agricultores valencianos venden naranjas, mandarinas y otros productos online

Muchas familias de agricultores valencianos han comenzado a disfrutar de los beneficios de vender online. Un ejemplo de ello es Naranjas Mirador,

con todas las ventajas que eso supone, tanto para ellos como para los clientes. Uno de los beneficios claros de vender online que obtienen los agricultores es el hecho de darse a conocer y hacer que los clientes puedan disfrutar de los productos desde el árbol hasta su casa sin tener que ir al mercado o exponerse a encontrar los productos no tan frescos.

Comprar aun en el árbol
Entre las principales ventajas que ofrecen estos agricultores se encuentra el hecho de que la fruta no está apilada en cajas, sino que se desprende del árbol en el momento en el que la persona hace el pedido. Los cítricos no se almacenan durante semanas o incluso meses, por lo que los agricultores no tienen las naranjas meses y meses en cámaras frigoríficas. La calidad es lo que intentan ofrecer estas empresas, con el fin de quitar los intermediarios.

Además, las naranjas, al ser directamente de los agricultores, no tienen que someterse a procesos artificiales que ayudan a que maduren y llegan a la mesa del cliente con un color y una forma completamente perfectos.

No solo naranjas
Los agricultores de Valencia no solo han centrado sus esfuerzos en llevar a nuestras mesas las mejores naranjas, sino que por medio de las compras online han conseguido vender todo tipo de cítricos valencianos, desde limones, caquis, mermeladas y miel hasta deliciosas mandarinas e incluso se puede comprar la producción de un árbol de fruta

Naranjas Maravilla ofrece además de cítricos, mermeladas, miel e incluso aceites de oliva virgen, todo al mejor precio y con la máxima garantía y calidad.

Los beneficios de la venta directa
La mayoría de los agricultores de naranjas cuentan con el beneficio de tener a los clientes a un clic de distancia, lo que hace que no se tengan que usar intermediarios que encarecen el precio y bajan la calidad a los productos.

Para el cliente, el beneficio de comprar una naranja fresca es que se puede disfrutar de todas las propiedades de los cítricos y sobre todo, de un mejor sabor. Hay otros emprendedores que solo se publicitan online y realizan venta directa de naranjas en Valencia a domicilio, repartiendo ellos mismos la fruta con su furgoneta y trabajando cada cliente uno a uno.

Cuando los clientes compran las naranjas industrializadas, obtienen naranjas ‘viejas’ y con menos sabor, pues han pasado por meses de refrigeración. Se cuenta también con la tranquilidad de no tener derivados del petróleo, que es lo que llevan muchas las naranjas para que puedan aguantar todo el trayecto hasta las tiendas en buenas condiciones.

Sin duda, los agricultores valencianos han tenido uno de los mejores aciertos en lo que a ventas se refiere y su marketing es uno de los mejores, sin duda alguna, ‘del árbol a la mesa’.

Los agricultores valencianos plantarán cara a las grandes empresas e intentarán desbancarlas con naranjas recién recogidas del árbol y enviadas o entregadas por ellos mismos, consiguiendo un precio final más barato. Los bajos precios y los grandes comercios hacen que los agricultores sean emprendedores y defiendan su fruta.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae